Actividad física en el frío: una gran oportunidad para iniciar o intensificar sus entrenamientos

Seguir una rutina de actividad física en el frío es tan importante como mantenerse activo durante los períodos más calurosos. La inercia, cuando el mundo exterior no es el más atractivo, puede suponer un perjuicio para la salud y la reanudación de los buenos hábitos, especialmente cuando esta inactividad estacional se combina con una dieta más rebelde, muy común en estos momentos.

Ante el frío, el cuerpo necesita más calorías para mantenerse caliente, lo que significa que el gasto energético tiende a aumentar. Como el ejercicio puede quemar más calorías en bajas temperaturas, el otoño y el invierno son considerados por nosotros, los profesionales de la salud, como las mejores épocas del año para quienes quieren adelgazar, además de servir como un buen indicador psicológico para valorar si el practicante está realmente decidido. para mantener una rutina saludable. La gente tiende a jubilarse en invierno, pero este es el mejor momento para hacer ejercicio: las temperaturas no llegan al punto de contribuir a la deshidratación y se gastan más calorías. con actividad física.

Antes de salir corriendo a aprovechar estos beneficios, es buena idea hacer una valoración física y entender que los resultados dependen del tipo, frecuencia e intensidad del ejercicio, además de mantener otros hábitos adecuados.

Центр общественного здоровья и медицинской профилактики » Физическая активность

¿Quiere otra buena razón para hacer actividad física en el frío?

Este es fácil: si quieres e incluso, de repente, necesitas comer más en los días fríos, es justo que también tengas que hacer más ejercicio, ¿no? Pero, presta mucha atención: busca siempre profesionales especializados en cada área para poder ayudarte.

Para aquellos que necesitan inspiración, esto puede incluso servir como una especie de compensación por aquellas comidas con elementos más grasos que se ven tan tentadoras en invierno.

Este «hacer más ejercicio» no significa que deba correr o jugar más o entrenar más. Simplemente significa que, en lugar de fomentar un estilo de vida sedentario, el hábito de comer en mayores cantidades cuando bajan las temperaturas debería servir como estímulo para moverse. Porque quedarse quieto significa que, cuando vuelva la necesidad de hacer ejercicio, reanudar será más difícil.

Cuando dejas de moverte, tu cuerpo se vuelve desacostumbrado. Y luego llevará más tiempo recuperar la misma forma física.

No es necesario hacer un proyecto de verano

La llegada de la primavera también marca el inicio del famoso » proyecto de verano «, para el que la gente se prepara, con solo unos meses de antelación, para la temporada de playa y / u otras objetivo. ¿Vamos a cambiar e invertir esta lógica y, en lugar de simplemente prepararnos físicamente para un período del año, incluir los ejercicios en la rutina y llevar esta práctica a la vida?

Nosotros, los profesionales de la salud, creemos que es en este momento cuando definimos si la actividad física es realmente parte de los hábitos de alguien, como debe ser, o si se usa solo como medio para obtener un “cuerpo de verano”.

Independientemente de la época del año, cuando una persona se da cuenta de que necesita hacer ejercicio, debe comenzar desde ese momento. Y continuar. Sin este proyecto de verano: la salud es para toda la vida, y la actividad física aún trae bienestar y el tema de la estética, que también es la motivación de muchos.

atividade-fisica-frio

Otro aliciente para quienes no les gusta disputar equipos en los gimnasios o desviarse de la gente en las aceras públicas durante una caminata o carrera es que en esta época del año estos lugares están medio vacíos porque el frío es uno de los principales motivos para irse. actividades físicas momentáneas o permanentes.

Algunas personas prefieren la «capacitación en grupo» y se sienten alentadas por la presencia de más personas. También hay quienes prefieren simplemente tomarse ese tiempo libre del ejercicio para sí mismos. Para todos, sin embargo, la estación fría puede ser la mejor.

Qué cambios en el entrenamiento durante el invierno

Estiramiento: En el frío, el estiramiento antes y después de las actividades es aún más importante para evitar lesiones musculares, más comunes en este momento. Como el cuerpo en reposo tarda más en alcanzar la temperatura ideal para la actividad física, es importante estirarlo y calentarlo.

Hidratación: Beber agua antes, durante y después del ejercicio es fundamental para reponer la cantidad de líquido que se pierde con la sudoración, incluso si sudas menos con el frío. Menos sudoración trae otro problema: la dificultad de percibir cuándo se alcanza el límite. Así que esté atento a otros signos del cuerpo.

Ropa: No existe una recomendación especial sobre la necesidad de llevar pantalones o chaquetas durante la actividad física en invierno. Va de preferencia personal. Sin embargo, es fundamental proteger las extremidades, ya que se pierde mucho calor por las manos, los pies y la cabeza. Los sombreros, guantes y calcetines deben ser parte del disfraz.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *